Oigo y olvido, veo y recuerdo, hago y comprendo

 

Uno de los valores de primer impacto es el compromiso, cumplir con todos los acuerdos y con todos los objetivos marcados con nuestros clientes es absolutamente prioritario.

Este es uno de los pilares sobre el que gira el día a día de nuestra empresa, tenemos la necesidad de hacer bien las cosas y de comprobar cómo perciben nuestro servicio los puntos de venta que visitamos.

Intentamos mejorar constantemente y la mejor manera de conseguirlo es salir a la calle acompañando a nuestros instaladores y GPV y conociendo la opinión y las inquietudes de las personas que diariamente reciben nuestra visita para así poder velar por su satisfacción con las marcas de los clientes a los que representamos.

Vivir el trabajo de campo es como pasar de las matemáticas a la física, como dejar de leer una receta para ponerse a cocinar. Salir a la calle te aporta las autenticas necesidades del punto de venta, te enfoca para mejorar los apoyos que recibe tu equipo, te empapa de detalles que se convertirán en mejoras del proyecto, te hace ser mejor profesional.

Acompañar es una palabra bonita cargada de connotaciones positivas así que, sin dudarlo, nos vamos todos a experimentar acompañando a nuestros compañeros aprendiendo y aportando todo lo que sea posible.

Es la manera de entender nuestro trabajo y así mejorar constantemente.

Gracias Confucio!!

¿Te ha gustado la publicación? Compártela en las redes sociales