20 minutos con Jon

Entrevista a Jon Monreal, subdelegado de Barcelona

 

Jon, eres subdelegado de la delegación de Barcelona desde 2015 ¿Cómo fue tu incorporación en primer impacto?

Estaba buscando trabajo y un conocido me comentó que en Primer Impacto necesitaban gente. Me dio el número de la delegada de Barcelona y le llamé. Entré como instalador de material publicitario y desde entonces han pasado 6 años, yendo de menos a más, progresando constantemente y encontrando la estabilidad que buscaba en el puesto de subdelegado.

Desde qué trabajas en primer impacto han habido cambios en la empresa ¿qué opinas de estos cambios? ¿Cómo te han afectado?

Se ha avanzado muchísimo en el aspecto técnico, y se sigue haciendo, esto afecta al tiempo de gestión del día a día, cada vez está más automatizado y hace que podamos invertir el tiempo allí donde más se necesita.

También se está notando el crecimiento de la empresa, ya que poco a poco vamos aumentando en medios, más y mejores dispositivos informáticos, procedimientos más claros, mejores herramientas y mayor profesionalización de los departamentos, especialmente en el aspecto informático: Sistemas y Business Intelligence.

Y, ¿cuál crees que ha sido tu mayor reto?

En mis inicios como instalador, el principal reto fue perder miedo a las manualidades, jeje, pensaba que los vinilos se instalaban solos, nunca fui el compañero manitas que quería mi mujer y desde que estoy en primer impacto me atrevo con todo, he perdido el miedo a todo tipo de montajes.

Como subdelegado, mi mayor reto ha sido la gestión de personas.

De todas las campañas que has gestionado ¿existe alguna que recuerdes especialmente?

Como todo en esta vida, siempre nos acordamos de aquello que nos ha hecho sufrir, y trasladado a las campañas, la más dura de gestionar fue una campaña de Nike en 2015. Existía mucha presión y hubo factores externos que nos lo pusieron muy difícil. Estuvimos todo el equipo una noche sin dormir atendiendo llamadas y coordinando la llegada de materiales y su correcta colocación. Fue una noche dura, pero gracias al trabajo del equipo de instaladores de primer impacto el resultado fue fantástico.

Con todo este dinamismo ¿es fácil conciliar tu vida laboral con la personal?

Hasta que tuve a mi hija, todo era más fácil, me gustaba asistir a instalaciones a primerísima hora de la mañana y solucionar incidencias sin importarme la hora. Desde que soy padre he tenido que pautar más mis horarios para cumplir con mis obligaciones familiares.

En primer impacto hay completa flexibilidad para para trabajar desde casa y salir del trabajo cuando lo necesitas, pero siempre bajo la responsabilidad que conlleva tu puesto en la empresa… Tiene su lado bueno y su lado malo ya que dispones de mucha autonomía y eso se agradece mucho, pero se hace difícil desconectar… es lo que tiene la publicidad en el punto de venta, que muchas de las instalaciones se realizan con el centro cerrado y por lo tanto fuera de los horarios convencionales.

Conoces el propósito de primer impacto… ¿Qué opinas?

“Desarrollar a las personas para hacer crecer el mundo”. Es una frase con mucha fuerza, con un mensaje muy positivo, me siento identificado completamente y creo que, si todos pusiéramos de nuestra parte, no sería difícil mejorar el mundo en el que vivimos.
En el departamento, siempre tratamos de dar apoyo a los compañeros, tanto instaladores como estructura, ellos te cuentan sus problemas y rápidamente acabas empatizando, intentas ayudarles en todo lo que está en tus manos con dándoles herramientas que les ayuden a solucionar sus problemas. Lógicamente, las personas agradecen este apoyo y creo sinceramente que, como dice el propósito, esto hace que las personas mejoren y con ellas un pedacito del mundo. Es nuestro granito de arena.

Para terminar ¿con que te quedas de todos estos años en primer impacto?

Es la primera vez en mi vida laboral que trabajo en una empresa con muchos trabajadores, siempre he tenido trabajos en despachos pequeños, con apenas compañeros, y esto último ha sido el gran descubrimiento, que, pese al dinamismo e inmediatez propias de nuestro sector, el ambiente laboral y la piña que hay en esta empresa es brutal, siempre tienes al lado alguien para apoyarte en esos momentos de dificultad.

Muchas gracias Jon, eres un gran tipo y gracias a tu trabajo las instalaciones se realizan siempre con muy buena nota!!

¿Te ha gustado la publicación? Compártela en las redes sociales